Aves del desierto

Por | 22 mayo, 2018

Las aves del desierto pueden sorprenderte por su capacidad de adaptarse a uno de los entornos más difíciles de soportar. En este artículo tienes la descripción de 5 aves que son capaces de sobrevivir en el desierto pese a la gran escasez de agua y otros alimentos que suele haber en estas zonas.

Aves del desierto

Aunque puedan parecer fáciles presas para animales más grandes, las aves también pueden sobrevivir en el desierto, pues sus alas son una gran ventaja cuando se trata de encontrar agua y alimento, pero, eso sí, deben cuidarse de aves más grandes.

aves del desierto - chochín
Veamos cómo estas 5 aves logran vencen la aridez y demás peligros del desierto.

El chochín

Esta ave, llamada también chochín de los cactos, posee una longitud de entre 17 y 20 centímetros. Su plumaje es de color gris, pardo y castaño.

Es llamado chochín de los cactos porque es una de las aves del desierto que establece su nido en estas plantas. Dicho nido suele ser muy grande, construido con hierbas y palitos, y el cacto en el que lo construye le sirve de fortaleza por sus espinas.

Es un ave cuya dieta se compone principalmente de insectos, lo cuales busca en el suelo o entre las piedras. Principalmente habita las regiones desérticas del sur y el oeste de los Estados Unidos.

Los buitres

Son muy conocidos por alimentarse de animales muertos, pero también pueden sobrevivir comiendo a pequeñas presas vivas, pues son aves rapaces. Se les distingue también por no poseer plumas en su cabeza y en parte del cuello, y se cree que tal carencia es debido a que,  por su alimentación, necesitan menos plumaje en dicha zona para evitar mancharse con sangre y otros fluidos.

Dependiendo de su alimentación, un buitre puede tener un cuello más largo y pelado que otro. Suelen volar a gran altura y la mayoría de las especies no suelen cazar a sus víctimas, razón por la que no poseen garras poderosas, sino que estas son cortas y preparadas más para la andanza que para la caza.

Una característica particular de estas aves es que en sus patas adhieren una mezcla de sus heces y orina, para refrescarse cuando tienen calor. Y es que los buitres son aves del desierto que no poseen glándulas sudoríparas. Pero este mecanismo es más efectivo aun.

La tórtola quejumbrosa

Es llamada así por los grandes arrullos quejumbrosos que emite. Su nido lo construye con ramitas y fibras vegetales que encuentra en la zona.

A diferencia de otros animales adaptados a la escasez de agua en el desierto, la tórtola quejumbrosa necesita volar a diario para beber agua. Puede llegar a recorrer hasta 100 kilómetros en busca del preciado líquido.

El pájaro carpintero

En el desierto, esta ave picotea los cactus y árboles, para buscar alimento. También puede buscarlo en arbustos y hasta en el suelo. Sin embargo, lo hace de forma superficial, es decir, no excava con profundidad ni las plantas ni el suelo.

Su dieta es omnívora, come desde insectos y frutas hasta insectos y pequeños lagartos. Su guarida la construye en cactus gigantes, huecos que luego servirán para otras aves cuando el carpintero decida dejarlo.

El mochuelo

Esta ave, perteneciente a la familia Strigidae, construye su madriguera excavando tanto con sus patas como con sus picos. Pero también se ha observado que pueden ocupar guaridas abandonadas por ardillas.

Su contextura es rechoncha y posee ojos de color amarillo pálido. Es un ave rapaz nocturna o strigiforme. Su dieta se compone de gusanos, insectos grandes, pájaros más pequeños y roedores pequeños. No suele medir más de 25 centímetros de longitud, medido desde el pico hasta la punta de la cola.