Adaptación de la Fauna del Desierto

Por | 5 agosto, 2015

Un largo proceso evolutivo es el que ha llevado a adaptar a los animales que actualmente viven en el desierto, un clima seco, árido, caluroso. Para poder preservarse a lo largo del tiempo han creado mecanismos corporales los cuales le permiten mejorar sus probabilidades de supervivencia.

Adaptación de la Fauna del Desierto

Gracias a esto rara vez los animales que viven en el desierto requieren de agua constantemente, una especie común al pasar una semana sin agua moriría en cambio las especies del desierto se encuentran adaptadas a este clima lo cual les permite sobrevivir por largos periodo sin la necesidad del consumo de agua.

Como Evitan el Calor

Como ya hemos informado estas especies se encuentran adaptadas y cuentan con un mecanismo el cual les permite disipar el calor, algunos animales como por ejemplo los roedores y las serpientes crean refugios bajo la arena y esto les permite protegerse del calor.

Además cabe destacar que muchos animales del desierto cuentan con unos relojes biológicos los cuales les permiten despertarse en la noche y dormir de día, cabe destacar que la noche es mucho más fresca por lo tanto hay algunos animales nocturnos como son los murciélagos y los búhos.

Donde Almacenan o Preservan el Agua

Algunos animales del desierto se encuentran adaptados para incluso las mas difícil de las situaciones por lo tanto muchas recurren a almacenar el agua en sus depósitos de grasa, esto con el fin de usarla cuando más la necesiten, un buen ejemplo es el de la Lagartija del desierto la cual almacena gran parte del agua en su cola.

Disipar el Calor con Ayuda de sus Partes Corporales

Uno de los aspecto sin duda más curiosos de las especies que habitan en el desierto, es que gran parte de ellas cuentan con un sistema que les permite disipar el calor de sus cuerpos, el mejor ejemplo que podemos presentar es el camello el cual cuenta con dos jorobas en la espalda las cuales cuentan con gran parte de su grasa corporal, esto quiere decir que gran parte de la grasa del camello no se encuentra a lo largo de su cuerpo.

Otro muy buen ejemplo de animales del desierto que se han adaptado a lo que hay en este entorno tan duro es el pecarí, un mamífero que puede comer cactus sin que las espinas lo dañen.

También está el caso del correcaminos, un ave que no necesita tomar agua, sino que la obtiene de los alimentos que ingiere. Además, tiene una glándula cerca de su ojo que le permite excretar los desechos de su cuerpo sin desperdiciar el agua que puedan contener estos.

Haciendo referencia a un animal más pequeño, el escarabajo pelotero sobrevive simplemente de los excrementos de otros animales. Su nombre se debe a que forma una pelota con las heces fecales. Por si fuera poco, toma agua dejando que se condense el rocío de la noche en su propio cuerpo.